Reducir el consumo de energía de una vivienda depende de muchos factores como la ubicación y el entorno de la misma, el clima de la zona, la calidad de los materiales y sistemas de aislamiento, los árboles u edificios de alrededor que puedan impedir la entrada de luz natural, etc.

Uno de los aspectos más importantes es elegir una orientación óptima de la vivienda. Es decir, que la dirección por la que entran la luz y la radiación solar sea la más idónea posible para aprovechar esta fuente de calor natural y así poder ahorrar energía.

Esta es una cuestión fundamental, pues disponer de una mala orientación puede aumentar sus facturas considerablemente, mientras que beneficiarse de la radiación solar puede hacer que una vivienda sea más eficiente permitiendo al mismo tiempo un ahorro de hasta un 70% en gastos de climatización e iluminación artificial.

A continuación, exponemos los 4 tipos de orientación que existen para que pueda valorar cuál sería la mejor opción en función de su vivienda, que, por lo general, debería ser aquella que reciba la mayor intensidad de luz durante más horas y que aproveche mejor la trayectoria solar en beneficio propio.

  • En el caso de las viviendas situadas en países del hemisferio Norte, la orientación óptima seria la Sur
  • Las que están situadas en países del hemisferio Sur, la orientación Norte seria la ideal.

 

En este artículo nos vamos a centrar en las viviendas del hemisferio Sur:

1. ORIENTACIÓN DE LA VIVIENDA AL NORTE. Podría considerarse la opción óptima por lo que a ahorro energético se refiere. Por un lado, es la orientación que más luz natural y radiación solar directa recibe a lo largo del día y durante todas las estaciones del año, beneficiándose de la trayectoria solar, lo que permite reducir el consumo de sistemas de climatización e iluminación. Las viviendas que disponen de sistemas de protección solar, especialmente los orientables, tienen la ventaja que pueden aprovechar todavía más esta fuente de energía natural, ya que permiten tanto controlar y regular la luz que penetra en el interior del edificio como mejorar el confort y la eficiencia energética de su vivienda. Aprovecharlos de manera óptima le permitirá conseguir una reducción media del 10% en calefacción y un ahorro energético en refrigeración en torno al 40 %.

2. ORIENTACIÓN DE LA VIVIENDA AL SUR. La orientación Sur quizás no sería la mejor opción. Solamente recibe radiación solar durante la primera y la última hora del día en los meses de verano, lo que obliga a incrementar el gasto de energía tanto en calefacción como en iluminación a causa de la escasa luz natural que recibe la vivienda. De todos modos, se considera una buena opción para todas aquellas casas ubicadas en climas y ambientes calurosos, permitiendo que se mantengan más frías.

Ahorro energético con la orientación de la vivienda al Sur - Gradhermetic

3. ORIENTACIÓN DE LA VIVIENDA AL ORIENTE. Igual que en la orientación Norte, las casas con orientación a Oriente también se benefician de horas de luz y radiación solar, aunque durante menos horas e intensidad. Concretamente la reciben desde el amanecer hasta el mediodía a lo largo de todo el año prácticamente. Su coste energético suele ser bajo ya que la vivienda acumula este calor durante el día y lo libera a partir del atardecer.

4. ORIENTACIÓN DE LA VIVIENDA AL PONIENTE. En las casas orientadas a Poniente, el sol incide desde el mediodía hasta el atardecer, durante las horas más calurosas. Esto suele conllevar un gasto elevado en sistemas de climatización: de refrigeración durante la estación de verano y de calefacción en invierno, ya que la vivienda no puede acumular el calor hasta el mediodía, que es cuando al mismo tiempo empieza a penetrar la luz natural al interior de la vivienda.

Gradhermetic - celosías - Cuál es la mejor orientación para su casa

Así pues, la orientación de la vivienda es un factor importante y directamente relacionado con el ahorro energético, aunque en el mismo consumo de la energía influyen múltiples factores que también debe tener en cuenta.

Como hemos comentado, el exceso de radiación solar puede producir un efecto contrario al mismo tiempo: demasiada luz natural puede ser molesta y requerir más consumo por parte de sus sistemas de refrigeración, perdiendo la eficiencia energética y el ahorro deseado.

Así que para evitar esta situación es recomendable la instalación de sistemas de protección solar, porqué un sistema adecuado le permitirá reducir la temperatura interior entre dos y cinco grados en caso de un exceso de radiación solar. Y de este modo se beneficiará de un ambiente más saludable y una climatización más natural y respetuosa con el medio ambiente.

Products used Gradhermetic

Published on

25 May 2024, by admin

Key concepts

Categories